La curiosa escena en la que un mono intenta tener sexo con un ciervo

Un macaco japonés fue sorprendido por un grupo de investigadores intentando tener sexo con un ciervo hembra en la isla de Yakushima. El mono intentó copular con al menos dos hembras, con movimientos sexuales pero sin penetración. Una de ellas se escapó y la otra no mostró resistencia, e incluso se lamió el lomo después de que el macaco eyaculara sobre ella.

“Este individuo mostró claramente un comportamiento sexual hacia varios ciervos hembra (…) No hay ninguna ambigüedad posible, es claramente un comportamiento sexual”, aseguró Marie Pelé, autora principal del estudio de la Universidad de Estrasburgo, en Francia.

Este sería el segundo caso registrado en la historia en el que dos especies lejanas intentan mantener una relación sexual. El primero de ellos ocurrió en 2014, entre un lobo marino antártico y un grupo de pingüinos emperadores. La escena ya se habían repetido anteriormente en cuatro ocasiones con un patrón similar: el lobo marino persigue, captura y monta al pingüino; luego intenta la cópula varias veces, con una duración cercana a los cinco minutos. En tres de los incidentes registrados, el lobo marino deja ir al pingüino, pero en el último lo mata y luego se lo come.

Deja un comentario