Interno, el restaurante que funciona en una cárcel

Una noticia internacional fue para la modelo y actriz Johana Bahamón una luz para un nuevo proyecto social carcelario.

“Hace seis meses escuché de la apertura de un restaurante en una cárcel de Milán (Italia) atendido por los reclusos. Empaqué maletas y me interné varios días en ese lugar para conocer los detalles”, dijo Bahamón, directora de la Fundación Teatro Interno, que desde hace cuatro años realiza trabajo social con las comunidades carcelarias del país. En Milán, aprendió todo sobre seguridad y capacitación de los reclusos, servicio al cliente y cómo plantear una propuesta gastronómica novedosa.

“El 18 de septiembre pasado iniciamos con todo el montaje del restaurante. Ahora, tres meses después, el sueño se está haciendo realidad para las 180 reclusas de la cárcel de San Diego”, agregó.

El resultado es Interno, un restaurante ubicado dentro de la cárcel de mujeres, a media cuadra de la plaza de San Diego, en el Centro Histórico de Cartagena, que abrió sus puertas ayer y cuya cocina y atención está en manos de las reclusas del penal, quienes fueron capacitadas por expertos internacionales y nacionales en cocina, así como por maestros en protocolo y etiqueta.

El proyecto tiene el respaldo del Banco Interamericano de Desarrollo, la Gobernación de Bolívar y empresas privadas.

Deja un comentario